Triunfos gastronómicos ecuatorianos ¿Con qué los maridamos?

Es posible encontrar buenas prácticas en lo referente a maridaje. Cartas de cócteles de autor, licores locales y vinos acorde a la comida que se ofrece, son claves.

Se siente en el aire, en los mercados, en comercios de agricultura ecológica, en las calles, en centros de ocio y gastronómicos, en las escuelas de cocina, en los medios de comunicación, redes sociales y cada nueva propuesta relacionada con la cocina. Hoy por hoy las cocinas en Ecuador nos están diciendo a gritos que vivimos nuevos tiempos. Es innegable.
Sin duda hay un gran interés por parte de todos los actores relacionados con la cocina ecuatoriana por reivindicar y poner en valor y aunque en ocasiones no es más que un cliché o una respuesta al mercado, sí que es verdad que hoy se perciben los vientos de cambio. Los factores y causas de esta revolución corresponde analizarlas a los especializados de la cocina y los productos locales.
En lo que nos corresponde a nuestra parte queremos hablar de un elemento clave en las experiencias gastronómicas: el maridaje. En este rubro Ecuador aún debe iniciar un camino que circula por 1. la educación, 2. propuestas locales 3. creatividad y 4. calidad en el servicio.
Nuestra observación nos lleva a sugerir poner el acento en los esfuerzos por mejorar la formación del personal de sala así como entre los encargados de diseñar las cartas y menús. Es imprescindible estudiar el acompañamiento de bebidas para determinar qué es lo que conviene a la cocina ecuatoriana. Nos referimos al vino, pero también a destilados, combinados, cócteles e incluso bebidas “free”.
Sobre esto último, felicitar a quienes optan por espirituosos ecuatorianos para creaciones de coctelería propias para acompañamiento de tapas, entradas y por qué no platos principales. Pero esta tendencia, creemos, debe aterrizar entre las mesas de público local, no sólo en grandes hoteles de alta categoría con huéspedes foráneos.
Finalmente, el servicio del vino y otras bebidas ha experimentado una mejoría pero quedan aspectos por mejorar. Seguimos encontrando sitios con opciones limitadas de vinos y espirituosos y con un precio de descorche disparado. Son puntos a analizar y valorar por parte de administradores, propietarios de restaurantes, pero también de capitanes, saloneros, etc sin dejar fuera de la ecuación a los comensales.

Les commentaires sont clos.