10 tips para conservar el vino en climas cálidos

Foto extraída del manual del Level 1 Award in Wines de WSET

Si estás leyendo ésto en Guayaquil o en cualquier otra ciudad tropical a 0 mts. sobre nivel del mar ésta información te interesa.

1.- Nos gusta el vino pero vivimos en una ciudad predominantemente calurosa, eso supone un pequeño inconveniente a la hora de guardar tus vinos pues la temperatura « ambiente » podría dañarlos. El primer tip de perogrullo: Compra una vinera. Si de verdad te gusta el vino y quieres conservarlo bien, haz esta inversión. En el mercado ecuatoriano las hay pequeñas y son pagables. Habla con Papá Noel y coméntale al respecto 😉

2.- Adecua una nevera que ya tengas. Puedes usar una nevera normal y corriente y modular su temperatura a 13 grados. Lo ideal sería poner en ella sólo vino o bebidas, recuerda que algunos olores fuertes suelen transferirse. Será menos vistosa que una vinera pero hace la misma función. Otra cosa: la humedad es muy importante así que tu adecuación debe incluir algún arreglo para mantener un mínimo de 70% de higrometria. Conversa con tu técnico de refrigeración y aire acondicionado porque también te podría asesorar en lo referente a la adecuación de una habitación para estos menesteres. Incluso en sitios donde el clima no es tan cálido se usan este tipo estrategias para evitar dañar el vino.

3.- No te sobre -« stockees ». Si no vas a tener capacidad de contar con condiciones adecuadas de conservación, hazte con un pequeño stock para el día a día y ve renovando.

4.- Busca el lado oscuro. Haz un recorrido por tu casa y busca los lugares oscuros. Suelen ser sitios donde no entra demasiado calor exterior. Si sientes una sensación de « friecito » en esta habitación éste es tu sitio. Además la luz fuerte directa (natural o artificial) afecta la calidad del vino.

5.- Encarga tus vinos de guarda. Si no tienes donde conservarlos mejor olvídalo. De nada te sirve invertir en una botella con potencial de guarda si al final se va a quemar con este calor. Te recomendamos pedirle a alguien que la guarde en su vinera (si confías mucho en esa persona claro 😉 )

6.- El corcho en contacto con el vino. La posición en que guardas la botella también es importante. Acostadas para que el corcho mantenga su humedad. Si el corcho se seca altera su capacidad de impedir la oxidación.

7.- Evita temperaturas extremas. El shock que sufre un vino con cambios extremos de temperatura es muy notorio. Demasiado frío también es malo.

8.- Recuerda que las temperaturas de conservación y servicio no son las mismas. Una cosa es mantener guardado el vino a 14 grados y otra es servirlo a esa temperatura. La temperatura de servicio debe ir acorde al vino. En una ciudad cálida por muy tinto que sea no lo vamos a servir « al ambiente ».

9.- ¿Muebles decorativos? No, no, no. A ver, si es el mueble es muy lindo querrás ponerlo a vista de todo el mundo en el salón de tu casa, pero por muy lindo que sea, ese no será el mejor sitio para guardar el vino. Si vives en una ciudad cálida es posible que el vino se vea afectado por exceso de luz y temperatura.

10.- Toma nota y haz inventario. Ok, esto es sólo para winegeeks, pero es importante saber cuánto tiempo lleva contigo ese vino y hasta cuándo podría darte lo mejor de sí. Como dice una amiga « el que guarda manjares, guarda pesares ». Bebe los vinos en su mejor momento porque luego (y más en éste clima) puedes llevarte una decepción.

UNO EXTRA: Compra en tiendas y vinotecas donde valoren la conservación. Nos ha pasado aquí en Guayaquil, más de una vez, comprar vinos en mal estado por falencias en su conservación.

Les commentaires sont clos.